TIEMPO

PorMarisol Sales

TIEMPO

TIEMPO
Querer parar, detenerte, sentarte y escribir. Que haya un universo esperándote a que le des forma y le des largas diciéndole que mañana lo harás. Dejar que salte el contestador automático. Ha dejado de escribirme porque ni escribo ni la describo, porque se siente abandonada. Si tú supieras… Si tú supieras que hace meses ando contrarreloj y aún así corro tres veces más rápido que mi tiempo. Que me consumen los apuntes a todo color y que mi letra cada vez es más ilegible porque no te crea a ti. Si tú supieras cómo te echo de menos no llorarías a mis espaldas. Si supieras que eres gran parte de mis planes y que planeo cómo darte todo lo que necesitas, me pides y me exiges. Me exigen. Me exijo. Me exijo llegar a todo y a todos como si no estuviera sujeta a un reloj y la gravedad fuera tan solo una ilusión.

Hay veces que me pierdo en mi mente escribiéndote. Porque nos hacemos falta. Porque necesito que me toques, que me ordenes las ideas. No es que no las tenga claras, que las tengo, es que necesito que ordenes todo este caos… que son mis ideas para ti.

Porque sería más fácil verte como un negocio y pautarte. Porque es lo que muchos ven en ti. Están ciegos.

Antes y después de ti no hay vida. Eres mi pasión. Eres gran parte de mí. No podría ser y estar sin ti. Sin ti no sería nada, y la nada es muy cruel.

Querida escritura,
Necesitaba escribirte y decirte que no me he olvidado de ti, aunque eso ya lo sabes. Y sé que te sabes mi número de memoria y que aún me dejas mensajes en el contestador.
¡Ah! Y dile a N.S. que no se preocupe, que pronto iré a por ella.
En cuanto tenga tiempo.

Sobre el autor

Marisol Sales administrator