Asombro, cuestionamiento

Marisol Sales PorMarisol Sales

Asombro, cuestionamiento

¿Por qué el agua está mojada? ¿De qué están hechas las sombras?

La etapa de nuestra vida en la que más nos hemos asombrado es en la niñez, la etapa en la que más preguntas nos hacemos. Todos gozamos de una capacidad indagadora natural. Sin embargo, con el tiempo fuimos dejando de ser esos insistentes preguntones y nos transformamos en serios respondedores. Cuando nos hacemos adultos dejamos de cuestionarnos cosas y lo nuevo se convierte en habitual, ya no nos asombra.

Estaría bien que en nuestra formación educativa nos evaluaran también por las preguntas que hacemos y no solo por las respuestas.

En casa y las aulas sería fundamental mantener y potenciar cualidades que tenemos de pequeños como: el asombro, la curiosidad, el cuestionamiento… Es muy probable que los que estén acostumbrados a percibir el asombro de la realidad, les despierte curiosidad para luego cuestionarse las cosas a un nivel superior.

No hay que tener miedo a preguntar, es mucho más importante que la respuesta, esta cambia a lo largo del tiempo, pero la pregunta sigue siendo la misma.

Aprendamos a ver más allá de lo evidente y no nos quedemos en la superficie.

Aprender a pensar bien es un ejercicio que lleva mucho tiempo, pero que da unos frutos increíbles.

✍: Marisol Sales Giménez

Sobre el autor

Marisol Sales

Marisol Sales administrator